Categorías
Cultura Los más gustados Sostenibilidad

Sostenibilidad Dulce Versus Sostenibilidad Amarga

Uno de los injertos culturales más trágicamente estúpidos es aquel según el cual «por unos pagamos todos». Es decir que por culpa de las tonterías, mal comportamiento o corrupción de algunos, todos tenemos que vivir sobrellevando un sistema social basado en la desconfianza en lugar de la confianza entre las personas. La pregunta inquietante que quiero abordar, es si la desconfianza entre los seres humanos como modo de vida es algo históricamente determinado o es parte de la «condición humana».

Mi argumento es que más desconfianza de la que creemos se puede evitar ya que no tiene nada que ver con la condición humana. Aún podemos y debemos reclamar mucha confianza perdida.

La «condición humana» es la expresión que utilizamos para describir los temas difíciles de la existencia: el nacimiento, la muerte, las aspiraciones, las esperanzas, los dilemas morales entre el bien y el mal y todos aquellos comportamientos humanos que hasta usando la ciencia, la religión o el arte, nos cuesta mucho trabajo describir o comprender. La condición humana no sólo alude a nuestros condicionamientos, biológicos por ejemplo, por el hecho de existir, sino también a los condicionamientos más elementales que nos impone la realidad: no puede existir la vida sin la muerte, el bien sin el mal, la bondad sin la maldad etc. El depredador alguna vez será depredado, lo más débil es a veces lo más fuerte, y lo más sencillo es a veces lo más poderoso.

Todas esas cosas. Todo esto de la condición humana, aunque a algunos les parezca una bola de tonterías, son de la mayor importancia para el momento actual en el que mucha gente se conduce y piensa, como si la condición humana no existiera: y el resultado es que se ponen a tejer argumentos plagados de una cantidad ilimiatada de estupideces. Cada vez que escucho a una feminista hablar me dan ganas de meterme debajo de la mesa.

Todo esto lleva a presguntarnos ¿puede existir un futuro sostenible con desconfianza? Yo creo que hay dos posibles tipos de sostenibilidad: la dulce y la amarga, por las buenas o por las malas. La desconfianza es costosa y nos hace desperdiciar muchos recursos, la confianza es todo lo contrario, cuando se usa como moneda de cambio entre las personas, ahorra muchos recursos y nos hace funcionar de una mejor manera.

Deja un comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s